Sergio del Molino gana el Premio Alfaguara 2024 | Cultura

Periodismo, ensayo y novela han ido alternándose en la carrera de Sergio del Molino (Madrid, 44 años), autor del célebre ensayo La España vacía, de las memorias de duelo por la muerte de su hijo La hora violeta o de la biografía novelada del expresidente socialista Un tal González. En este recién estrenado 2024, el escritor y columnista de EL PAÍS se ha alzado con el Premio Alfaguara, galardón que celebra la mejor literatura en español, que es concedido anualmente a una novela inédita y que está dotado con 160.000 euros y la publicación simultánea en todo el territorio de habla hispana de la obra premiada. En esta ocasión la obra se titula Los alemanes y llegará a las librerías el 21 de marzo.

La novela premiada recorre la historia de una colonia germana que llegó a Cádiz durante la I Guerra Mundial procedentes de África y que ya nunca regresará a su país de origen. Con ella, Del Molino retoma un tema que tocó al principio de su carrera, en clave periodística, en el libro Soldados en el jardín de la paz. En aquella ocasión se trataba de una investigación, y esta vez el libro toma como eje una intriga familiar de los descendientes de aquellos alemanes varados en Zaragoza, la ciudad donde creció y reside Sergio del Molino. “Es una novela, novela, y en ese sentido pone mi literatura en otro punto”, explicó el autor, que recién llegado del tren mencionó en sus primeras palabras a Pablo Bieger, descendiente de una familia alemana de Zaragoza, recientemente fallecido, a quien ha dedicado Los alemanes. “Los personajes no son reales ni están inspirados en las personas que en realidad llegaron. Lo real es el acontecimiento de su desembarco en España, eso es todo. Supe que iba a hacer una novela y no una reconstrucción histórica cuando entendí que iba a ser una historia sobre el presente, con ayuda de Schubert y referencias musicales alemanas. Yo no tengo momentos de eureka, ni epifanías, soy de maduración lenta y este era uno de los temas que tenía en la recámara. Hay cosas mías en todos los personajes”.

El fallo del jurado, integrado por Rosa Montero, Juan José Millás, Sergio Ramírez, Laura Restrepo y Manuel Rivas, todos ellos autores de Alfaguara, y por la directora de la editorial (con voz, pero sin voto), Pilar Reyes, ha sido unánime, nadie ejerció de presidente. El premio reconoce en Del Molino su “maestría a la hora de narrar un suceso muy poco conocido de la historia de España, relacionado con las mutaciones del nazismo y con hondas consecuencias en el mundo actual”, según leyó el autor nicaragüense Sergio Ramírez, al anunciar el fallo. Millás destacó “el equilibrio entre narración y reflexión” y Rivas dijo que se trata de una obra “sentipensante”. Rosa Montero alabó el carácter coral de esta obra de ficción y cómo las voces están bien diferenciadas: “Trata del poder de la culpa, de la familia, un núcleo fundacional tan terrorífico”, añadió. Por su parte, Restrepo destacó “el manejo del secreto y de un silencio que se emponzoña”, y se refirió a un monstruo a lo Lovecraft que atraviesa el libro.

Del Molino habló de cómo su novela vuelve sobre la idea de que el pasado “está siempre agazapado”, y del dilema sobre si “somos responsables del legado familiar; o qué hacemos con los pecados de nuestros padres”. La familia protagonista, según explicó el autor, “es patricia porque le ha ido muy bien, pero ya está en decadencia, y las distintas voces que van narrando distintas versiones”. Aunque los alemanes de esta ficción desembarcan en España antes del ascenso de Hitler, en la novela “hay nazis”, aseguró del Molino. “Sería muy decepcionante que no los hubiera”, bromeó. “Esos alemanes llegan en 1916 y eluden la expulsión en 1919. Cuando llega el Tercer Reich se nazifican porque sufren una propaganda muy intensa por parte de Hitler. Algunos acaban en el frente ruso, porque para ellos el nazismo representa esa grandeza de Alemania que no encuentran”. La corrupción y un pelotazo urbanístico también forman parte de la trama en su dimensión más cercana al presente.

El ganador del XVII Premio Alfaguara se anunció este jueves en la sala de columnas del Círculo de Bellas Artes de Madrid, cuyo director celebró el regreso de la editorial a esta institución al dar las palabras de bienvenida. El almuerzo contó con la presidenta del Congreso, Francina Armengol; la directora general del Libro y el Fomento de la Lectura, María José Gálvez; y la delegada de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, Marta Rivera de la Cruz. Escritores del grupo Penguin Random House como Arturo Pérez-Reverte, Ray Loriga, Santiago Roncagliolo, Luis Mateo Díez o Manuel Vicent acudieron a la cita, a la que tampoco faltaron la poeta Luisa Castro, los escritores Marcos Giralt o Lucía Lijtmaer y la directora de la Feria del Libro de Eva Orúe, así como los libreros Jesús Trueba (La buena vida) y Lola Larumbe (Alberti).

Nuria Cabutí, CEO de Penguin Random House Grupo Editorial, subrayó en su intervención, previa al anuncio del premio, el 60 aniversario que este año celebra Alfaguara, una editorial “que ha sido intérprete de su tiempo desde que la fundaron los hermanos Cela, también con Jaime Salinas, que impulsó la traducción de grandes obras, en los años 90 con Juan Cruz y Amaya Lezcano, que pusieron en valor una vocación panhispánica, algo que ha fomentado Pilar Reyes”. Desde hace 10 años el sello forma parte del conglomerado editorial. “Adoptamos entonces su trato exquisito con los autores y su catálogo”, concluyó Cabutí.

Hubo otras intervenciones por parte de los políticos convocados. Francina Armengol, presidenta del Congreso, habló de “la historia de una lengua que se extiende en dos orillas” y cerró su intervención con una cita de Montserrat Roig, en catalán y español. La delegada de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid y novelista, Marta Rivera de Cruz, recordó la primera edición del premio en su última etapa, en 1998, cuando resultó ganador Sergio Ramírez, y el Secretario de Estado de Cultura, Jordi Martí Grau, celebró la importancia de la lectura y las bibliotecas.

En la presente convocatoria del premio se recibieron cerca de 800 novelas, de las cuales 396 llegaron de España, 104 de Argentina, 109 de México, 93 de Colombia, 20 de Estados Unidos, 20 de Chile, 26 de Perú y 12 desde Uruguay. En las 27 ediciones transcurridas desde su recuperación en 1998, este galardón ha recaído en autores de ambas orillas, marcándose como meta el fortalecimiento de los lazos de la comunidad hispanohablante. El mexicano Guillermo Arriaga, el argentino Patricio Pron o la colombiana Pilar Quintana se encuentran en la nómina reciente de premiados.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO