Nominaciones a los Oscar 2024: por una vez, hablemos de buen cine | Cultura

En el libro Aventuras de un guionista en Hollywood, el mítico William Goldman jugaba a adivinar qué película había ganado el Oscar en 1939, porque aquel año fue tan excepcional, que Goldman va soltando nombres de obras maestras preguntando al lector: ¿fue esta?, ¿fue esta? La temporada de 2023, que se cerrará con la 96ª gala de los premios el domingo 10 de marzo en el teatro Dolby, ha sido también de las que hacen historia, y lo ha sido en todo el mundo, un detalle que antes no encontraba eco en estos galardones, y que desde hace unos pocos años asoma en la gala: la coreana Parásitos abrió la senda.

Porque Oppenheimer, de Christopher Nolan, lidera las nominaciones con 13 candidaturas (es una peli de estudio, cierto, con el sello oficial del Hollywood); pero es que detrás entra Pobres criaturas, la película de un griego, aunque ya asentado en el cine indie estadounidense, como Yorgos Lanthimos, con 11. A un clásico como Scorsese (con 81 años, el director de más edad de la historia en lograr candidatura estadounidense) y su Los asesinos de la luna con 10 le sigue Barbie, de Greta Gerwig con ocho. Y la francesa Anatomía de una caída ha logrado cinco, que son grandes: película, dirección, guion, actriz principal (para la alemana Sandra Hüller, la intérprete de referencia de 2023) y montaje. Otras cinco cosecha La zona de interés, de Jonathan Glazer, un título británico en alemán. De las diez películas que compiten al Oscar principal, hay tres que no están en inglés (el triunfo de los subtítulos), y los cinco finalistas a mejor largo documental no son estadounidenses (cuando hace unos días se aseguraba que esa estatuilla sería para American Symphony, con Netflix y los Obama detrás, y este martes ni ha pasado el corte). La Academia apunta que en esta edición han votado miembros de 93 países —podían hacerlo 11.000—, y ahí está la clave.

Emma Stone y Mark Ruffalo, en el París de ‘Pobres criaturas’.Yorgos Lanthimos

Ahora bien, tras aplaudir que de las diez seleccionadas a mejor película, haya tres lideradas por directoras, el debate estalla ante las ausencias de las dos estrellas de Barbie: Greta Gerwig en dirección (sí está en guion adaptado) y Margot Robbie en actriz protagonista. Sí, hay otra cineasta en dirección: la francesa Justine Triet, pero parecía que el que se quedaba fuera era Scorsese, que ha ocupado el posible hueco de Gerwig. Lo de Robbie aún chirría más: Carey Mulligan, por Maestro, y Annette Bening, por Nyad, están bien, pero no es su año, sino el de la australiana. Al acabar la lectura, que America Ferrera compita en actriz secundaria —ha ocupado, vistas las nominaciones previas a otros galardones, el hueco de Penélope Cruz por Ferrari― ha salvado la cara de la Academia, porque si no, el único miembro del reparto de Barbie que hubiera aspirado al Oscar habría sido… Ken (poco se habla del impresionante trabajo de Ryan Gosling).

Una imagen de ‘La zona de interés’, con el jardín de la casa del comandante de Auschwitz y, al fondo, el campo.

¿Quiénes son entonces los ganadores a priori de los premios Oscar? Pues, primero, el buen cine, el que rebosa en categorías como las de mejor película y mejor película internacional (se coló la italiana Yo capitán, de Matteo Garrone, en vez de la finlandesa Fallen Leaves). Segundo, el festival de Cannes: hasta nueve filmes de su sección oficial aparecen en los Oscar, incluyendo su Palma de Oro (Anatomía de una caída) y su Gran premio del jurado (La zona de interés). Este mediodía, en Lyon, Thierry Frémaux, su delegado general, habrá sonreído de oreja a oreja… igual que hizo la noche de los Globos de Oro, sentado en la mesa de Anatomía de una caída, cada vez que Triet se levantó a por premios. Y tercera, la pareja española: Juan Antonio Bayona (La sociedad de la nieve recoge dos candidaturas) y Pablo Berger (Robot Dreams entra merecidamente en largo de animación).

Margot Robbie y Ryan Gosling, en ‘Barbie’

Repaso final a algunos récords. Wes Anderson, gracias a la selección de su cortometraje de ficción The Wonderful Story of Henry Sugar, ya ha recibido nominaciones en cinco categorías distintas (aunque Alfonso Cuarón lo ha logrado en seis). El compositor John Williams, con su nominación a la mejor banda sonora por Indiana Jones y el dial del destino, se ha convertido a los 91 años en la persona de mayor edad nominada a un premio Oscar en cualquier categoría, y de paso alcanza su 54ª candidatura. Thelma Schoonmaker, la montadora de Scorsese, su mano derecha desde finales de los sesenta, llega a su novena nominación con 84 años. Y Lily Gladstone, por su trabajo en Los asesinatos de la luna, es la primera intérprete nativa norteamericana… una terminología compleja, porque entonces, ¿qué era Yalitza Aparicio, que con Roma fue publicitada como la primera actriz indígena en ser candidata?

Más allá de la polvareda levantada tras el desplante a Barbie (¿podría ganar, como ya hizo Argo, el Oscar a mejor película sin que su realizadora sea nominada?), la lista de candidaturas de la Academia de Hollywood levanta acta de algo a veces inaudito: un año de buen cine.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_